25/10/14

PERDER TU CARA, PERDER TU NOMBRE

Publicado en el suplemento Laberinto del diario Milenio el el 25 de octubre del 2014.

* And Guillermo Parra has translated it into English here: Venepoetics.

PERDER TU CARA, PERDER TU NOMBRE

Justo hace veinte años yo era un obrero de la maquila en Tijuana y planeaba poner bombas en esas fábricas y en el edificio del PRI frente al muro que puso Estados Unidos.

No sé si por excelente o pésima suerte, la maquila (Verbatim) en que yo trabajaba en aquel año estaba frente a una universidad pública, y solicité ingreso, y fui aceptado y decidí cruzar ese puente, que me sacó del ensamblaje y de la cartolandia del este de Tijuana donde vivía sin servicios públicos y rodeado de laboratorios de droga, porque aquella era la mera época y zona operativa del cártel.

Muchas cosas han sucedido desde entonces. A veces me pregunto por qué quise dejar de ser un maquiloco, ese miserable tan encabronado con cada punto del sistema.

Hoy soy un escritor (odiado por muchos) pero, al contrario de aquel joven tijuanense que soñaba ser alguien (escapar de la miseria), hoy quiero ser nadie.

A mitad de septiembre de este año anuncié cerrado el proyecto de Heriberto Yépez porque lo consideraba el sueño de un joven marginado para salvarse convirtiéndose en un escritor de la literatura mexicana; no faltaron idiotas que saltaron de gusto por la desaparición (imaginaria) de una obra, nombre o, peor aún, un escritor.

Unas semanas después, el gobierno decidió organizar otra más de sus matanzas de descontentos. Ante aquello reiteré que mi decisión de desaparecer como nombre no era un capricho personal sino abono de algo mayor.

A uno de los ejecutados de Ayotzinapa le arrancaron la cara, lo desollaron; mientras ese crimen tan horripilante circulaba (como antiselfie), no pude evitar pensar que la decisión de desaparecer mi nombre y, prácticamente autosepultar mi carrera, era congruente con este momento (y otros).

Aquel joven soñaba ser alguien, porque era lo que en una colonia marginada del norte de México y el patio trasero de Estados Unidos se podía soñar.

Antes fui un apestoso proletario y hoy soy un apestoso intelectual. Hoy quiero solidarizarme con los ejecutados de todas las causas (y cárteles) y, por ende, desposeerme de mi propio nombre. No tener rostro o firma personal, ser otro desaparecido más (en este control colonialcapitalista).

Nunca más aparecerá un libro ensamblado por estas manos bajo aquel nombre.

Desgraciadamente, tengo que vivir de algo y seguramente tendré aquí o allá que firmar con el nombre aparecido en mi acta, que es falso (como todo nombre e identidad) pero como mínimo gesto intelectual y como mínima señal de congruencia con la historia mexicana de la que soy parte quiero dejar claro que estoy convencido de que ser éticamente mexicano hoy significa abandonar todo, comenzando por nuestra propia cara (desollada) y nuestro propio nombre (punto de un dron de la CIA).

El viento dice que es justo el momento de perder la cara, perder el nombre.

Nada del mundo anterior ya sirve para nada. Viene otro mundo. 

21/10/14

INTELECTUALES Y ARTISTAS DE 6O PAISES Y 500 UNIVERSIDADES

Intelectuales y artistas de 60 países y 500 universidades hacen varias exigencias al gobierno mexicano respecto del genocidio de Ayotzinapa.

Leer la nota aquí: http://www.sinembargo.mx/21-10-2014/1148344

"Por medio de una carta abierta –publicada simultáneamente en español, inglés, francés, portugués y catalán– filósofos como Noam Chomsky y Judith Butler; poetas y artistas como Coco Fusco, Cristina Rivera Garza y Raúl Zurita y personas con importantes aportes teóricos, en la crítica cultural y en el pensamiento social como Eduardo Buscaglia, Andrea Giunta, Francine Masiello, Gabriela Polit, entre otros, denunciaron las irregularidades de la investigación y las interrogantes sobre el caso."


20/10/14

LA ARENGA

Alguna vez Rafa y yo discutíamos acerca de qué canción podíamos compartir como campo intermedio entre sus gustos musicales y los míos, y después de algunos minutos de discusión llegamos al acuerdo de que era esta:


Como siempre (desde su partida) recordándolo, a un colega y amigo inolvidable.

18/10/14

LINKS DE COLUMNAS PASADAS

A propósito de la matanza de normalistas en Ayotzinapa, varias personas me han pedido que les dé el link de una columna que escribí hace ya tiempo (acerca de los profesores mexicanos y la represión en su contra a través de estereotipos):

Este es el link: http://archivohache.blogspot.com/2013/09/que-fue-del-profe.html

*

También me han pedido el link de estas otras dos columnas:

"El PRI y el Bonsai Intelectual":
http://archivohache.blogspot.com/2013/07/el-pri-y-el-bonsai-intelectual.html

"El Periodo Post-Paceano":
 http://archivohache.blogspot.com/2014/04/el-periodo-post-paceano.html

Si algún fin de semana tengo algunas horas libres, haré un índice de todas las columnas accesibles en Internet. Pero, bueno, ¿alguien todavía conoce eso llamado 'tiempo libre'?

BENJAMIN EN LA ERA DEL SELFIE

Publicado en Laberinto del diario Milenio el 18 de octubre del 2014.


Benjamin en la Era del Selfie


Walter Benjamin decía que la fotografía nos permite conocer aquello que llamó el “inconsciente óptico”. ¿Se sostiene hoy su idea?

Benjamin empleó ese término en su ensayo “Pequeña historia de la fotografía” de 1931. A más de ochenta años de la idea de Benjamin, ¿qué momento vive la fotografía? El Selfie.

Como todo en Benjamin, el “inconsciente óptico” es una tesis no completamente desarrollada. Benjamin todo lo escribió en apuros.

Pero según él, la cámara tiene la capacidad de registrar percepciones que normalmente escapan a nuestra atención. Algo que el ojo humano no puede ordinariamente captar y que la foto, sin embargo, atrapa, hace visible.

Hoy podemos pensar que Benjamin, sencillamente, favoreció demasiado al cine y la fotografía, dándoles excesivo crédito. Pero pensemos más allá de esta impresión.

¿Qué pasaría si efectivamente la fotografía del siglo XX hubiera conseguido abrir una oportunidad de acrecentar la psique? ¿Qué pasaría si la fotografía abrió el acceso al inconsciente óptico, tal como el psicoanálisis lo hizo con el inconsciente pulsional?

El Selfie, entonces, sería la forma en que el ojo humano desea sabotear la visión de la cámara que, según Benjamin, revela una realidad desconocida. 

Hoy para estropear lo que la fotografía podría mostrarnos hemos decidido llenar el lente con lo más reaccionario que existe: nosotros mirándonos a nosotros mismos mediante la imagen que queremos que otros tengan de “nosotros mismos”.

El discurso sobre la fotografía que dominaba en los años previos al Boom del Selfie decía (sobre todo en Internet) que la fotografía de guerra ya había perdido su capacidad de intranquilizar o movilizar conciencias, que no tenía mucho caso circular fotos de desastres, atrocidades o guerras, que nada se conseguía, que la fotografía había perdido su efectividad.

Y luego llegó el auge del Selfie. Toda la Red se inundó de Selfies —casi habían tantos Selfies como Porno— y gracias al Selfie la cara de la gente revivió la confianza en el poder de la fotografía de capturar algo “relevante” y, sobre todo, la cara de la gente logró tapar cualquier otra cosa que la fotografía podría registrar. 

La fotografía de principios del siglo XXI pasó de la posible emergencia del inconsciente óptico (el no-yo) al rotundo hit del Selfie total.

De esta situación podríamos derivar una lamentación moral contra el Selfie o una de esas ironías californianas que congratulaban tanto a Baudrillard.

Pero propondré algo distinto: el Selfie como intento desesperado para tapar la realidad con la imagen que deseas que otros tengan de ti mismo no perdurará.

Por más que el Selfie desee llenar el espacio total de la fotografía, el Inconsciente óptico no tardará mucho en disolver al nuevo Ego foto-global.

Algo sucederá en la cámara que quebrará el intento del Selfie de convertir la lente en un espejo más.


17/10/14

AYOTZINAPA - CARTA DESDE EL EXTRANJERO



Hay una carta abierta escrita por un colectivo de académicos fuera de México, y que invitan a que otros sumen su firma y la difundan entre otros académicos en el extranjero.

Aquí la carta (en varios idiomas):

http://ayotzinapasomostodos.wordpress.com

*

La foto aquí abajo es de una acción colectiva organizada en la Universidad de California, Berkeley, para denunciar y exigir justicia por los acontecimientos en Ayotzinapa.



16/10/14